Santander – 19.02.2020

Su objetivo es fomentar el uso eficiente de los recursos y la economía circular entre el sector de la restauración, los escolares y la ciudadanía

El Gobierno de Cantabria inicia mañana la campaña de sensibilización y educación ambiental ‘ReAprovecha. Evita el despilfarro de alimentos’, dirigida a sensibilizar y concienciar sobre un consumo responsable que permita la “preservación del medio ambiente, la más eficiente utilización de los recursos, fomente la cultura del reciclaje y la economía circular”.

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha asegurado que las acciones recogidas en la campaña conectan directamente con los objetivos de la Declaración de la Emergencia Climática en Cantabria, aprobada por el Ejecutivo autonómico el pasado mes de diciembre, que constituyen, en definitiva, un “compromiso con la sociedad de Cantabria, su presente y su futuro.”

La campaña se desarrollará a lo largo de cinco meses, desde mañana y hasta el próximo 20 de julio, en los 76 municipios de Cantabria en los que la empresa pública MARE realiza la recogida de la fracción resto de los residuos domésticos.

Cuenta con un presupuesto de 90.548 euros, financiados a través de las empresas adjudicatarias de este servicio (UTE DEPURAM-ECOTAL, ENVISER Y OXITAL), y las acciones que contempla se dirigen a tres grupos de destinatarios: el canal HORECA (restaurantes), la ciudadanía en general y los centros escolares de Educación Primaria.

Según Blanco, esta iniciativa reafirma el compromiso del Gobierno de Cantabria con la sensibilización y concienciación acerca de la “trascendencia” de nuestras decisiones de consumo a la hora de frenar el despilfarro alimentario, a la vez que persigue la reducción de residuos generados y traslada los beneficios socioeconómicos y ambientales que supondrán frenar el mismo.

En la rueda de prensa de presentación ha estado acompañado por la consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo, Marina Lombó, que ha puesto en valor el poder de los escolares como “agentes de cambio”, que no sólo aprenden, sino que, “muy a menudo extienden sus conocimientos en buenas prácticas” a su círculo más cercano, su familia”.

Asimismo, ha subrayado que los comedores escolares constituyen una “realidad extendida” en el sistema educativo, en concreto, ha señalado, que la red cántabra pública cuenta con este servicio en 129 centros escolares, en 36 de ellos se cocina en el propio centro, en otros 90 es una empresa de catering la que hace llegar la comida y en tres, por las especiales condiciones de los mismos, los estudiantes comen en restaurantes de la zona.

Estrategia contra el despilfarro de alimentos

Esta campaña se enmarca dentro de la Estrategia contra el despilfarro de alimentos en la Comunidad Autónoma que aprobó el Gobierno dentro de un enfoque integral diseñado por la Unión Europea para la utilización eficiente de los recursos.

Según establece, el desarrollo económico debe desligarse de la economía lineal, el espacio donde se extraen los materiales de la tierra para fabricar los productos, usarlos y luego eliminarlos, para evolucionar hacia una economía circular, en la que los residuos y los subproductos del final de vida de los productos usados entran de nuevo en el ciclo de producción como materias primas secundarias.

La campaña también está asociada al Plan de Residuos de Cantabria 2017¿2023, que incluye, entre sus objetivos, la gestión separada de los residuos alimenticios y de cocina procedente de hogares, restaurantes, servicios de restauración colectiva y establecimientos de venta al por menor, así como residuos comparables procedentes de plantas de procesado de alimentos.

La Consejería de Desarrollo Rural va a elaborar la Estrategia de Economía Circular y Bioeconomía de Cantabria, a través de un grupo de trabajo en el que estarán presentes todas las consejerías del Gobierno con competencias en la materia, además de MARE y SODERCAN, que se encargarán de apoyar a este departamento en el proceso de elaboración de la misma.

El consejero de Medio Ambiente ha asegurado que esta campaña que hoy se presenta está conectada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, en concreto con el Objetivo 12: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles que busca para 2030, reducir a la mitad con respecto a 2015, el desperdicio mundial de alimentos per cápita en la venta al por menor y a nivel de los consumidores, así como reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y distribución, incluidas las pérdidas posteriores a las cosechas.

Blanco ha asegurado que España, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, es el séptimo país de la Unión Europea que más comida desperdicia, en cifras absolutas, con un total 7,7 millones de toneladas, y ha asegurado que también en el ámbito de la Unión Europea, entre un 30% y un 50% de los alimentos sanos y comestibles que podrían ser aprovechables, se convierten en residuos.

El consejero ha hecho una radiografía de lo que suponen estas cifras a nivel mundial y según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 28% de la superficie agrícola del mundo (1,4 millones de hectáreas) se usan anualmente para producir alimentos que se pierden o desperdician.

El volumen total de agua que se utiliza cada año para producir alimentos que se pierden alcanza los 250 km3. La huella de carbono para la producción de alimentos que se desperdician se estima en 3.300 millones de toneladas de CO2, de gases de efecto invernadero de liberados a la atmósfera por año. Además, para producir los alimentos que consume una persona cada día son necesarios 3.000 litros de agua.

“Evitar elpaso despilfarro se convierte casi en una obligación moral que emplaza a buscar un justo espacio de cordura entre la miseria y el derroche”, ha señalado Blanco, quien ha apostado por adoptar medidas próximas en un entorno cercano, como esta campaña impulsada por su departamento, a través de MARE, y con la colaboración de la Unidad de Innovación Educativa de la Consejería de Educación, la Asociación de Hostelería y el Banco de Alimentos.

Acciones

Las acciones destinadas a la hostelería incluyen la puesta a disposición de los establecimientos colaboradores materiales que informen a los clientes sobre cómo reducir el despilfarro de alimentos y difundiendo los beneficios económicos y ambientales de atajar el derroche de comida. Para ello, se distribuirá a los establecimientos colaboradores una etiqueta identificativa de su participación en la campaña, salvamanteles con información contra el despilfarro y recipientes para llevar la comida sobrante a casa.

Por lo que se refiere a las acciones de sensibilización dirigidas a la población en general, se procederá a la difusión de la campaña y se realizarán jornadas informativas y un recetario de aprovechamiento contra el despilfarro de alimentos en 45 municipios. También se llevarán a cabo talleres prácticos de cocina con recetas y consejos, así como actividades de asesoramiento en visitas a mercados semanales y ferias agroalimentarias de 20 municipios, con el fin de hacer llegar a los consumidores la trascendencia de sus decisiones de consumo. Todo ello en colaboración con los diferentes ayuntamientos, asociaciones de personas consumidoras y vecinas y vecinos.

Los centros escolares se convertirán en agentes de desarrollo de acciones de sensibilización, información y divulgación sobre el valor de los alimentos, además de las causas y las consecuencias del despilfarro de alimentos y los modos de reducirlos y del fomento del consumo responsable y la cocina sin desperdicio. De esta manera, se impartirán 30 talleres para aprender a no dejarse llevar por el aspecto exterior de los alimentos, conocer las necesidades alimentarias de cada uno para evitar sobras y fomentar su reaprovechamiento con ideas del propio alumnado. Además, se pondrá a disposición del alumnado material educativo digital con datos y consejos que ayuden a frenar el despilfarro de alimentos en el hogar, el recreo y el comedor.

De forma paralela a todas estas acciones se creará una página web que facilite el acceso a la información y a la documentación de la campaña. Esto incluye información sobre las jornadas, talleres y otras actividades que se lleven a cabo y la campaña estará presente en la Redes Sociales con la creación de perfiles de Facebook e Instagram.

La presentación de la iniciativa también ha contado con la presencia del director de Medio Natural y Medio Ambiente, Antonio Lucio; la directora de Innovación en Inspección Educativa, Mercedes García; la directora de Pesca y Alimentación, Marta López, y el director de MARE, José María Díaz.